Nadie desea sufrir


Pero el dolor es una realidad.
Nadie anhela padecer el dolor que hemos de aprovechar cuando llega.
Domestica tu dolor, es decir, somételo a tu control.
Deja abierta en tu alma la entrada a la esperanza de que toda experiencia dolorosa, como llegó, va a pasar.
Además de esto, siente la angustia; pero no la alimentes enfermizamente.
El dolor es fuego que quema y por lo mismo, podemos convertirlo en crisol que nos purifica.
Acepta el dolor inevitable para que temples tu carácter y adquieras la virtud de una inquebrantable fortaleza.
Es Jesús quien dió dignidad al dolor
.

4 comentarios:

MARISELA dijo...

el dolor, duele, nunca mejor dicho; pero si lo hacemos el centro de nuestra vida, acaba consumiéndonos. Debemos luchar contra el dolor aliándonos a él, admitiéndolo y dignificándolo, ofreciéndolo al Señor, sólo así le venceremos. Y Jesús, que sufre por nosotros, nos refugia entre sus llagas y heridas, dándole sentido a ese dolor.
Saludos y bendiciones

SC dijo...

Hemos querido acoger el servicio de la consolación, como recuerda San Pablo a las primeras comunidades en sus viajes apostólicos. De hecho su misión se identifica con la consolación de Dios a su pueblo, sintiéndose portador de un consuelo profundo que él proyecta en su ministerio. A imitación de María cada uno de nosotros debe mostrarse como el lugar de la consolación de Dios.

Los saludo de todo corazón y los invito a que visiten este sitio en la web: "Sed Consolación Jóvenes Misioneros", url: http://sedconsolacion.blogspot.com, para que juntos llevemos la consolación de Dios a todos los pueblos.

Francisco Javier dijo...

Por el dolor se llega a Dios. Eso me lo enseñaron hace tiempo, y por Dios que es verdad.

Debemos cambiar la mirada que tenemos del dolor, porque, no es malo. El dolor es parte de nuestra vida, y debemos saber convivir con él.

Un abrazo fraterno.

Jenny dijo...

amiga pasa por mi blog te tengo un regalito...

Publicar un comentario

gracias por tus palabras de amor.