SER FIELES EN LAS COSAS PEQUEÑAS


Seamos fieles en las cosas pequeñas, porque ahí estará nuestra fortaleza. Miremos el ejemplo de la lámpara que arde con el aporte de pequeñas gotitas de aceite, y sin embargo da mucha luz. Las gotitas de aceite de nuestras lámparas son las cosas pequeñas que realizamos diariamente: la fidelidad, la puntualidad, las palabras bondadosas, las sonrisas, nuestra actitud amorosa hacia los demás.
No hay nada que sea pequeño a los ojos de Dios, y Él mismo se tomó la molestia de hacerlas para enseñarnos cómo actuar. Por eso se transformaron en infinitas.
Las tentaciones las tenemos todos. Pero si Jesús es una realidad viviente en mi vida, entonces ya no tengo miedo.
Somos pequeños instrumentos, pero muchos pequeños instrumentos en las manos de Dios pueden hacer milagros.
Yo soy el lápiz de Dios. Un trozo de lápiz con el cual Él escribe aquello que quiere.
Empieza transformando todo lo que haces en algo bello para Dios.

5 comentarios:

Cecy Ale dijo...

Hola Clarissa,

Me encantó el ejemplo de la lampara de aceite, y es muy cierto, creo que en los pequeños detalles estan las cosas mas grandes y valiosas en el dia a dia de nuestra vida.

Bendiciones para ti.

♥ Cecy Ale ♥

BLOG TERE dijo...

Me ha gustado mucho el post, que cierto es saber vivir día a día las cosas pequeñas de nuestra vida que se hacen grandes cuando nos sentimos valoradas y nuestra autoestima es máxima. Un abrazo fuerte Tere.

Roberto dijo...

Las cosas que nos llegan de afuera, del exterior, no nos satisfacen plenamente pues es en nuestro interior donde tenemos que experimentar el verdadero valor de cada cosa. Muchas veces las grandes victorias, los grandes triunfos, los grandes acontecimientos nos dejan más vacíos que una pequeña cosa, casi insignificante pero que vino a inundar nuestra alma de una sensación profunda de felicidad.

Francisco Javier dijo...

Hola Clarissa:

En una ocasión, un sacerdote me dijo: "la santidad se alcanza haciendo perfectas las cosas pequeñas de la vida"; y qué razón tiene. De lo pequeño, se pasa a lo grande. Y lo pequeño, es una base ideal para avanzar y construir la vida.

Te dejo un abrazo, y gracias por participar de mi blog.

Sierva dijo...

Dios puede convertir lo pequeño en grande...Wow! La mayoria de los grandes negocios del mundo empezaron pequeños y hoy en dia son grandes...No desechemos lo pequeño porque despues DIOS lo har'a grande...
El granito de mostaza es pequeño, pero al sembrarse el fruto es su arbol y bien grande!

DIOS te bendiga clarissa...Felicidades por tu blog...Lo tengo enlazado en el mio..

Abrazos

Publicar un comentario

gracias por tus palabras de amor.